Quemaduras de solares

Protegernos de la exposición solar es algo que debemos hacer durante todo el año utilizando una buena crema solar pero en verano, con las largas jornadas de playa y la fuerte radiación del sol, cuidarnos la piel es aún más imprescindible e incluso se convierte en una cuestión de salud. Si ya te has quemado, es importante que cures bien esta lesión de la piel para que sea lo menos dolorosa posible y para que no ponga tu salud en riesgo.

Actúa rápido

  • Las quemaduras en la piel aparecen cuando el grado de exposición al sol supera la capacidad de la melanina para proteger tu piel. Recuerda que no hay un bronceado saludable y la exposición al sol sin protección causa envejecimiento prematuro y aumenta el riesgo de melanomaademás de que puede provocar quemaduras de primer y segundo grado. ¡Nunca olvides tu protector solar!

¿Cuando aparecen las quemaduras?

  • Las quemaduras en la piel aparecen cuando el grado de exposición al sol o a una fuente de luz ultravioleta excede la capacidad de la melanina para proteger la piel. Una quemadura solar en una persona con piel muy clara puede darse con tan solo 15 minutos de exposición al sol del mediodía, mientras que una persona con piel oscura puede tolerar la misma exposición más tiempo.
  • Recuerda que no hay un bronceado saludable y que la exposición al sol sin protección causa envejecimiento prematuro y aumenta el riesgo de melanoma, además de que puede provocar quemaduras de primer y segundo grado. ¡Nunca olvides tu protector solar!

Síntomas de la quemadura solar

  • Color rosado o enrojecimiento.
  • La piel se siente cálida o caliente al tacto.
  • Dolor, sensibilidad y picazón.
  • Hinchazón.
  • Ampollas pequeñas llenas de líquido.
  • Si las quemaduras son graves, dolor de cabeza, fiebre, náuseas y fatiga.

¿Qué zonas son más propensas a quemarse?

  • Cualquier parte del cuerpo que esté expuesta (entre ellas, los lóbulos auriculares, el cuero cabelludo y los labios) puede quemarse. Incluso las zonas cubiertas pueden quemarse si, por ejemplo, la trama de la ropa es abierta y permite que la atraviese la luz ultravioleta. También pueden quemarse los ojos, que son extremadamente sensibles a la luz ultravioleta del sol. Los ojos con quemaduras por el sol pueden doler o sentirse arenosos.

 

Causas

Las quemaduras solares se deben a una exposición excesiva a la luz ultravioleta (UV).

  • La radiación ultravioleta A (UVA) es el tipo de radiación solar que suele estar más relacionado con el envejecimiento de la piel (fotoenvejecimiento).
  • La radiación ultravioleta B (UVB) está relacionada con las quemaduras de sol. La exposición a estos dos tipos de radiación está relacionada con el cáncer de piel.
  • Las lámparas de bronceado y camas solares también producen luz ultravioleta y pueden causar quemaduras solares.
  • El sol puede quemarte la piel incluso si hace frío, está nublado o hay neblina. Un 80 por ciento de los rayos ultravioleta atraviesa las nubes. La nieve, la arena, el agua y otras superficies pueden reflejar los rayos ultravioleta y quemar la piel de manera tan intensa como la luz solar directa.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de las quemaduras solares comprenden:

  • Todas las personas tienen riesgo de padecer una quemadura solar, pero los bebés y los niños son especialmente sensible a los efectos del sol, por lo que hay que protegerles con mucha más atención.
  • Las personas de piel clara también tienen mayor probabilidad de sufrir una quemadura solar. Pero incluso la piel oscura y negra se puede quemar y debe protegerse.
  • Vivir o ir de vacaciones a un lugar con sol, cálido o a gran altitud
  • Trabajar al aire libre
  • Mezclar los momentos de recreación al aire libre con el consumo del alcohol
  • Tener antecedentes de quemaduras solares
  • Exponer con regularidad la piel sin protección a la luz ultravioleta del sol o de fuentes artificiales, como camas solares
  • Tomar medicamentos que te hagan más vulnerable a las quemaduras (medicamentos fotosensibilizantes)

Complicaciones

La exposición al sol de forma repetida e intensa que provoca quemaduras solares aumenta el riesgo de que se generen otros daños en la piel y ciertas enfermedades. Estos pueden incluir envejecimiento prematuro de la piel (fotoenvejecimiento) y cáncer de piel.

Envejecimiento prematuro de la piel

La exposición al sol y las quemaduras solares repetidas aceleran el proceso de envejecimiento de la piel, lo que hace que te veas mayor de lo que eres. Los cambios en la piel provocados por la luz ultravioleta se denominan fotoenvejecimiento. Las consecuencias del fotoenvejecimiento incluyen:

  • Debilitamiento del tejido conjuntivo, que reduce la resistencia y elasticidad de la piel
  • Arrugas profundas
  • Piel seca y áspera
  • Venas finas y rojas en las mejillas, la nariz y las orejas
  • Pecas, principalmente en el rostro y en los hombros
  • Manchas oscuras o decoloradas (máculas) en el rostro, el dorso de las manos, los brazos, el pecho y la parte superior de la espalda — también conocidas como lentigos solares

Cáncer de piel

La excesiva exposición solar, aun cuando no haya quemaduras solares, aumenta el riesgo de contraer cáncer de piel, como el melanoma. Puede dañar el ADN de las células cutáneas. Las quemaduras solares durante la infancia y la adolescencia pueden aumentar el riesgo de padecer melanomas más adelante en la vida.

El cáncer de piel se manifiesta principalmente en las zonas del cuerpo más expuestas a la luz del sol, como el cuero cabelludo, el rostro, los labios, las orejas, el cuello, el pecho, los brazos, las manos y las piernas. El cáncer de piel en las piernas es más frecuente en mujeres que en hombres.

Daño ocular

El sol también puede quemar los ojos. Demasiada luz ultravioleta daña la retina, el cristalino o la córnea. El daño solar al cristalino puede provocar que se vuelva opaco (cataratas). Los ojos con quemadura solar pueden doler o sentirse arenosos. La quemadura solar de la córnea también se conoce como ceguera de la nieve.

Prevención

Usa estos métodos para evitar las quemaduras solares, aún en días frescos, nublados o con neblina. Ten especial cuidado cuando estés cerca del agua, la nieve o la arena ya que reflejan los rayos solares. Además, la luz UV es más intensa a mayores altitudes.

  • Evita la exposición solar entre las 12.00 y las 16.00. Los rayos del sol son más fuertes en este período, de manera que debes organizar las actividades al aire libre en otros horarios. Si no puedes hacerlo, restringe la cantidad de tiempo que pasas al sol. Busca la sombra cuando sea posible.
  • Evita tomar sol y las camas solares. Si usas una cama solar para tener un bronceado de base no disminuye el riesgo de sufrir una quemadura solar.
  • Cúbrete. Cuando estés afuera, usa un sombrero de ala ancha y ropa que te cubra (incluso los brazos y las piernas). Los colores oscuros ofrecen más protección, al igual que las telas de tejido compacto. Considera usar equipos de exterior diseñados para protegerte del sol.
  • Usa mucha pantalla solar de manera frecuente. Aplícate pantalla solar resistente al agua y bálsamo labial con FPS de 30 o mayor y que cuente con protección de amplio espectro contra los rayos UVA y UVB. Unos 15 o 30 minutos antes de salir, aplícate pantalla solar de forma generosa en la piel que no está protegida por la ropa.
  • Usa lentes de sol cuando estés en exteriores. Elige lentes de sol que cuenten con protección UVA y UVB. Verifica la calificación UV en la etiqueta cuando compres lentes nuevos. Las lentes más oscuras no son siempre mejores para bloquear los rayos UV. También es útil usar lentes de sol que se ajusten cerca de la cara y tengan marcos envolventes que bloqueen la luz solar desde todos los ángulos.
  • Ten cuidado con los medicamentos que aumentan la sensibilidad al sol. Los medicamentos de consumo frecuente que te hacen más sensible a la luz solar incluyen antihistamínicos, ibuprofeno, algunos antibióticos, antidepresivos, antipsicóticos y algunos medicamentos para reducir el colesterol. Habla con el farmacéutico sobre los efectos secundarios de los medicamentos que tomas.

¿Cuándo consultar con el médico?

  • Consulta con el médico si por la quemadura solar:
    • Se forman ampollas y la quemadura se extiende por gran parte del cuerpo
    • Tienes fiebre alta, dolor intenso, dolor de cabeza, desorientación, náuseas o escalofríos
    • No ves mejoría en unos días

    Además, debes buscar atención médica si observas signos o síntomas de una infección. Estos incluyen:

    • Aumento del dolor y la sensibilidad
    • Aumento de la hinchazón
    • Secreción de color amarillo (pus) de una ampolla abierta
    • Rayas rojas que se originan en la ampolla abierta
  • Dependiendo de la gravedad de la quemadura, te dará una crema o incluso puede recetarte algún medicamento por vía oral.

 Que cremas usaremos y cuales no

  • Ponerte cremas con benzocaína o licocaína puede empeorar la situación, lo mismo que usar vaselina, aceite o mantequilla, así como productos con una base oleosa.
  • Las cremas con vitaminas C y E pueden ayudar a limitar el daño a las células de la piel.

quemadura5. Usa ropa holgada¿Que tipo de ropa usaremos?

  • La ropa holgada y de algodón te ayudará si te has quemado, ya que este tipo de telas son menos molestas al tacto y no te provocarán tanto calor como otra clase de prendas.

Protección

  • Recuerda ponerte siempre la crema protectora mínimo una hora antes de la exposición solar. Aplica una cantidad abundante para cubrir por completo la piel expuesta y no olvides volver a aplicarla cada dos horas. Si ya te has curado de las quemaduras de sol, antes de ir otra vez a la playa, asegúrate de que han pasado varios días para que a la piel le haya dado tiempo de reposar y regenerarse. No olvides usar un protector solar 50+SPF.

 


C/ Juan Flórez, Nº 83, 15005 (A Coruña)

o llamar para concertar una cita:

881 96 64 07

o también por whatsapp:

658 35 94 61